Lessons of the Strike / Lecciones de la huelga

An aerial view of the Hunts Point Terminal Produce Market. / Una vista aérea del Mercado de Productos de Hunts Point Terminal.

Last weekend, around 1,400 produce workers at the Hunts Point Terminal Produce Market in the South Bronx, the largest wholesale produce market in the US, decided unanimously to go on strike for the first time in 35 years. Their union, the Teamsters Local 202, had been arguing for a $1 per hour raise, additional health-care support, and an end to a tiered wage structure – agreed to during the 2009 recession – in which new workers make nearly $2 per hour less than senior workers.

On January 23, after six days, the Teamster Local 202 leadership held a snap vote to ratify a new contract (which most of the workers had not even seen), ending the strike.

The restaurant workers of RWC-CTR want to salute the militant produce workers for their struggle, which has had tremendous significance for workers in this city and beyond. The Hunts Point strike frightened capital and gave moral courage to the working class.

Let us now take stock of the situation: Was this a victory? What lessons can other workers draw from the experience?

By going on strike, stopping work, and cutting off the flow of profits, the produce workers applied material force on the bosses where negotiations had failed. A strike reminds the capitalists that workers are the real masters of the situation: their labor creates the value that makes capitalists rich. It also demonstrates to workers across the country that the position of the working class is strong when workers unite, loudly state their demands, and refuse to submit to the bosses.

The capitalist owners of the Terminal Produce Market also taught valuable lessons to the working class. The workers were demanding a 2% increase in real wages. Against this, the capitalists offered a meager .32 cents per hour “raise” as a small concession. But if we consider inflation, this actually amounts to a 5% reduction in real wages over the next three years. One might ask, “But can the owners afford to give their workers a raise, especially during a pandemic?” Well, the Terminal Produce Market capitalists rake in $2.4 billion in annual sales and they received $15 million in forgivable PPP loans last spring. Even if wages were doubled for all of the workers, the wage bill would only amount to some 4.6% of annual sales! Yes, they certainly can afford a raise. When these leeches take their stand against striking workers over a mere .68 cents, they send a message to the working class – clearer than any found in a book, article, or speech – that capital is an enemy of labor.

The strike also exposed the nature of the government. Shortly after midnight on Tuesday, January 19,  six peaceful picketers were arrested by police for “obstructing vehicular traffic” in the roadway. The attack on the workers was a large, planned operation involving around 50 cops in riot gear, who swarmed the two dozen workers on strike. The message could not be more clear: when workers unite to demand what is theirs, the state declares them to be criminals. The lesson is that the working class must extend its struggle beyond the bosses to the state which serves them. Strikes are only one component in what must eventually become an all-sided struggle for the emancipation of the working class.

In fact, it was the state itself – in the person of New York State Governor Andrew Cuomo – that insisted that union leaders return to the bargaining table and end the strike. Why did they give up so easily, at the moment when the strike was increasing in momentum, gaining support from workers all over the country, and had been reinforced by national media attention?

The final deal – a 10% wage increase spread out over three years – just keeps pace with the rate of inflation. This means that the union “leaders” settled for zero real gains. In addition, the tiered wage structure remains intact. The politicians who posed on the picket line with the workers have been celebrating the capitulation. One of the celebrities of the “progressive” “left,” Alexandria Ocasio-Cortez – brought in by the union officials on Wednesday for a photo-op with the striking workers – wrote: “So they went on strike. Community supported them. Now they’re getting a $1.85 raise and $0 out of pocket.” She should have added: “$0 in pocket.”

By settling at the height of the struggle, the union “leadership” demonstrated that it is no friend of the workers whose interests it claims to represent. The objective interests of workers – not just current workers, but future workers as well – lies in an increase in the real wage and an end to the two-tier wage hierarchy. The union “leadership” put the interests of the employers first. They were willing to compromise as soon as the employers and the state collectively told them “OK now, we’ve had enough” – i.e., just when the strike had become a threat not just to the wholesale produce market but to New York City restaurants, supermarkets, and other businesses that deal in produce.

Although the strike didn’t end with the original demands being realized, the strikers taught us, as have so many before them, that the wheels of production and distribution set in motion every day by workers can be stopped by those very same workers. We have been uplifted by the Hunts Point struggle, and we will work to make their struggle live on, despite the fact that it has been settled. This will require us to organize our forces into independent and democratic unions that will never desert the workers in order to make deals with the bosses, and which are capable of seeing every struggle through to the end, without compromise or weakness – to victory.

El último fin de semana, aproximadamente 1.400 trabajadores de productos en el Hunts Point Terminal Produce Market en el Bronx, el mercado de productos al por mayor más grande en los EEUU, decidieron unánimemente a salir en huelga por primera vez en 35 años. Su sindicato, el Local 202 de los Teamsters, habían estado argumentando por un aumento de salario de $1 por hora, apoyo de cuida de salud adicional, y el fin de el sistema de salarios escalonados – que fue aceptado durante la crisis de 2009 – en que los trabajadores nuevos ganarían casi $2 por hora menos que los trabajadores con más antigüedad.

El 23 de enero, después de seis días, el liderazgo del local 202 de los Teamsters celebró una votación rápida para verificar al nuevo contrato (que la mayoría de los trabajadores no habían visto), acabando la huelga.  

Los trabajadores de restaurante del RWC-CTR quieren saludar a los trabajadores de productos militantes por su lucha, que ha tenido importancia tremenda para los trabajadores de la ciudad, y más allá. La huelga de Hunts Point ha asustado al capital y ha dado coraje moral a la clase obrera. 

Déjenos evaluar la situación: ¿Fue una victoria? ¿Cuáles son las lecciones que otros trabajadores pueden tomar de la experiencia? 

Cuando abandonaron sus puestos, parando el trabajo, y cortando el flujo de ganancias capitalistas, los trabajadores de productos aplicaron fuerza material contra los patrones donde la negociación había fallado. Una huelga les recuerda a los capitalistas que los trabajadores son los verdaderos maestros de la situación: su trabajo crea el valor que les hace ricos a los capitalistas. También demuestra a los trabajadores en todo el país que la posición de la clase obrera es fuerte cuando los trabajadores se unen, claramente declaran sus reivindicaciones, y rechazan someterse a los patrones. 

Los dueños capitalistas del Terminal Produce Market también dieron una lección valiosa a la clase obrera. Los trabajadores demandaron un incremento de 2% en salarios reales. Como contraargumento, los capitalistas ofrecieron un mezquino “incremento” de .32 céntimos por hora como pequeña concesión. Pero si consideramos la inflación, esto actualmente representa una reducción de 5% en salarios reales sobre los próximos 3 años. Uno puede preguntar: “¿No sea que tienen el dinero para aumentar salarios, especialmente durante una pandemia?”. Pues, los capitalistas del Terminal Produce Market ganan $2.4 mil millones cada año en ventas y también recibieron $15 millones en préstamos perdonables PPP la primavera pasada. ¡Aunque si se doblarían los salarios para todos los trabajadores, la cuenta de la nómina sumaría al 4,6% de ventas anuales! Sí, es cierto que pueden pagar un aumento de salarios. Cuando estas sanguijuelas se ponen firmes contra los trabajadores en huelga sobre unos meros .68 céntimos, mandan un mensaje a la clase obrera – uno que es más claro que los que se encuentran en libros, artículos, o discursos – que el capital es el enemigo de los trabajadores. 

La huelga también ha expuesto la naturaleza del gobierno. Justo después de medianoche, martes, 19 de enero, seis piquetes pacíficos fueron arrestados por la policía por “obstruir el tráfico vehicular” en la calzada. El ataque contra los trabajadores fue una operación grande y planeada, en que 50 policías en equipo antidisturbios participaron, que enjambraron a dos docenas de trabajadores en huelga. El mensaje no podría ser más claro: cuando los trabajadores se unen para demandar lo que es suyo, el estado les declara criminales. La lección es que los trabajadores tienen que extender su lucha más allá de los patrones al estado que les sirve. Las huelgas son solo una pieza en lo que eventualmente tiene que convertirse en una lucha completa para la emancipación de la clase obrera. 

De hecho, fue el estado en sí mismo – en la persona del Gobernador del Estado de Nueva York Andrew Cuomo – que insistió que los líderes sindicales volvieron a la mesa de negociación y que acaben la huelga. ¿Por qué se rindieron tan fácilmente, cuando la huelga estaba incrementando en su impulso, ganando el apoyo de trabajadores en todo el país, y estaba reforzada por atención de medios nacionales?

El acuerdo final – un incremento salarial del 10% sobre tres años – solo llega a seguir la tasa de inflación. Esto quiere decir que los “líderes” sindicales se rindieron sin ganar ninguna victoria verdadera. Adicionalmente, el sistema de salarios escalonados sigue intacto. Los políticos que posaron en la línea de piquete han estado celebrando la capitulación. Una de las celebridades de la “izquierda” “progresiva,” Alexandria Ocasio-Cortez – traída por oficiantes sindicales para una sesión de fotos con los trabajadores en huelga – escribió: “entonces salieron en huelga. La Comunidad les apoyó. Ahora están recibiendo un aumento de salarios de $1.85 y $0 del bolsillo.” Debería haber añadido: “$0 al bolsillo”

Cuando aceptaron un acuerdo durante las alturas de la lucha, el “liderazgo” sindical enseñó que no es amigo de los trabajadores que reclaman representar. Los intereses objetivos de los trabajadores – no sólo de los trabajadores actuales sino además los trabajadores del futuro – son un incremento en salarios reales y el final de la jerarquía de salarios escalonada. El “liderazgo” sindical puso los intereses de los empleadores primero. Fueron dispuestos a hacer compromisos y vender los trabajadores cuando los empleadores y el estado les dicen: “Basta ya, que hemos tenido suficiente,” –es decir, en el momento que huelga se había convertido en amenaza no sólo al mercado al por mayor de productos sino también a los restaurantes, los supermercados, y a otros negocios que comercian con productos en la Ciudad de Nueva York. 

Aunque la huelga acabó sin realizar las demandas originales, los trabajadores en huelga nos enseñaron, como los millones antes de ellos, que las ruedas de producción y distribución puestas en moción por los trabajadores cada día, pueden ser paradas por los trabajadores los mismos. Hemos sido animados por la lucha de Hunts point, y trabajaremos para que su lucha continúe, aunque haya acabado con un acuerdo. Esto requiere que organicemos nuestras fuerzas en sindicatos democrático e independiente que nunca abandonará a los trabajadores para hacer tratos con los patrones, y que serán capaces de llevar a cada lucha a su conclusión, sin compromiso ni debilidad – a la victoria. 

1 Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s